Comentario Editorial

En esta sección iremos publicando comentarios editoriales de diferentes especialistas que puedan ser de interés de nuestros visitantes.

Descargar archivo en pdf

-Pase, Saturnina, tome asiento. ¿Cómo anda, tanto tiempo? …. Así comienza un diálogo jugoso, a “corazón abierto”, en la que la señora -de avanzada edad – le cuenta a su médico cardiólogo que el nieto se recibió, que va a ser bisabuela y que no se olvidó ni un solo día de tomar la pastilla de la presión. Luego viene la revisación con electro incluído, las recetas y el saludo de despedida.
Son 20 minutos, ni poco ni demasiado, pero es tanto lo que se puede sacar en limpio. Saturnina vino sola, entró caminando, mantiene bien su relato, no se olvida sus fármacos, manejó sola el recetario y la credencial y desplegó gestos de cariño hacia el médico. Además de no estar fibrilada, tenía la presión controlada y no había bajado de peso. No tenía disnea cuando entró caminando ni tenía edemas. ¡Cuánta información sin uso de tecnología!
Pocas veces tomamos conciencia de lo que ponemos en juego en cada consulta. Dejamos un poco la vida… al decir de Silvina Garré (esto denota mi edad!), “se fuerza la máquina” y al final eso nos pasa factura. Además, cuando somos jóvenes no pensamos en que un día quedaremos sujetos a una jubilación de $25.000, a pesar de aportar 40 o 50 años.
Y llegamos al tema de la retribución económica, que siempre consideramos insuficiente. Hace unos años escribí “Un kilo de queso”, artículo en el que analizaba lo exiguo de nuestros honorarios. Hoy estamos mucho peor. Porque somos muchos más cardiólogos y cardiólogas que entonces. No llegamos a un cuarto kilo de queso en muchas consultas. Y si te quejás te dicen: “no te gusta, andate”. Y seguro aparecen 20 o 30 para ese puesto.
Mi suegra desembolsa 17 lucas y media en su prepaga y ésta paga la consulta 400 pesos, a 4 meses. No niego los costos dolarizados ni lo que vale un tratamiento de monoclonales. Pero si no se honra el honorario de la consulta, se activan los mecanismos de compensación oculta que tiene la medicina: la reducción de la duración de las consultas (¿atender bien en 12 minutos?), sobre indicación de prácticas y utilización de fármacos innecesarios o caros.
¿Quién nos defiende? ¿Quién se acuerda de nuestros derechos? Nadie. Estamos a merced de los que sólo piensan en su renta. ¿Cómo logra un trabajador aceitero un salario en la categoría más baja de $54.902,23 y un bono de fin de año de $52.000? Con trabajo gremial.
Creo que debemos ir pensando en unir voluntades. Es una idea nomás. Para el debate.
Dr. Diego Nannini
Presidente de la Sociedad de Cardiología de Rosario 2020

Estimados colegas:

                                   En la Asamblea General Ordinaria del 17 de diciembre se renovó la Comisión Directiva y se me honró con el nombramiento de Presidente de la Sociedad de Cardiología.

                                   Me acompaña gente muy buena y que ustedes conocen: Osvaldo Ferraro como vice, Gustavo Staffieri y Marcelo Abraham en secretaría, Mario Ciafardoni y Pablo Garófalo en Tesorería y cuatro vocales: Romina Deganutto, Germán Ros, Juan Pablo Escalante y Marcelo Marino.

                                   Tenemos muchas ganas de hacer cosas, continuando los cursos ya iniciados este año y agregando algunas ideas nuevas. El 14 y 15 de agosto haremos el Simposio anual, en el Plaza Real.

                                   Espero que nos acompañen y que estén. Finalmente, la Sociedad nos incluye, nos cobija, es nuestra casa común y debemos cuidarla y valorarla como espacio propio de crecimiento académico y de vínculos personales.

                                   Aprovecho para mandarles un saludo navideño y un deseo ferviente de un buen 2020.

 

Dr. Diego Nannini

Presidente Sociedad de Cardiología de Rosario 2020

Con gran alegría informamos que hemos lanzado nuestro nuevo sitio web al cual, próximamente, iremos sumando contenidos y funcionalidades, como inscripciones a eventos, contenidos exclusivos para miembros de la SCR, etc.

Los invitamos a recorrer las diferentes secciones de nuestro sitio web y seguirnos en las redes sociales.

SCR

Se inicia la actividad del 2019 y que marca un cambio en el periodo de gestión ya que a partir de ahora, cada presidencia y su comisión directiva durará un año.

En primer lugar me gustaría agradecer a los ex presidentes que confiaron en mí para esta tarea, y a los integrantes de la comisión directiva que aceptaron acompañarme en este periodo.

Sabemos las dificultades y el ritmo de nuestro trabajo que involucra a todos actualmente y lo importante que es nuestro tiempo, pero también sabemos y creemos que a nuestra sociedad la hacemos grande entre todos, independientemente de quienes estén en la dirección de la misma. Es por esto que invitamos y esperamos contar con la presencia y el aporte de nuestros asociados para lograr los objetivos.

Sigue leyendo